25 jun. 2008

Los tiempos que nos ha tocado vivir son dificiles de explicar, no obstante el pasado nos tiene grandes logros los cuales no podemos olvidar y que nos engrandecen como seres humanos, por tener una historia que nos da esperanza en cada momento, nos hace surgir las fuerzas de la flaqueza, nos hace ser hombres en una vida que no es nada fácil.

Podremos recodar varios nombres, varias situaciones y un sin fin de ideas, tenemos grandes personajes como Ernesto Guevara, Fidel Castro, Mao Tse Tsung, Gandhi, Ho Chi Min, Tina Modotti, Emiliano Zapata, Francisco Villa, Lenin, por mencionar algunos cuantos, hombres que tenian un ideal por el cual lucharon o que simplemente plasmaron, pero siempre vimos en ellos una sed de lucha, sangre derramada en su camino y que no solo fuera la de ellos, sino que entre sus manos se llevaron a un sin fin de personas, pero existe una persona la cual busco siempre la vía pacifica, que vio en ella la única salida o la única forma de que la sociedad se engrandeciera sin tener que llegar a medidas extremas.

Salvador Allende, un gran hombre en todos los sentidos, que buscó la presidencia de Chile varias veces (5 si no mal recuerdo) y que no busco las armas para llegar a ella y eso que teníamos una situación política y social en América Latina que favorecia a estas características, había pasado la revolución cubana, los movimientos estudiantiles acompañados con las guerrillas en México y en todo el continente se vivía algo similar, la búsqueda de un mundo mejor en el llamado socialismo, sueño realizado en la antigua Union Sovietica. Y todo el mundo se quedó con aquella idea de que la única forma de que la vida fuera más placentera y equitativa era eliminando al otro lado de la moneda, algo que nunca paso por la cabeza de Salvador, ya que con la Unión Popular se buscaba ser incluyente, algo que nunca se había mencionado, pero que con ese ideal llego al poder chileno.

Allende sufrió un sin fin de problemas provocados por la derecha de su país y aun así no se dejo caer y ni siquiera cambio el plan de lucha, seguía incluyente, además ni siquiera esa simpatía que sentía por su gran amigo Fidel lo hizo desistir de la lucha pacifica e incluyente, no quería mártires como el mismo lo dijo, no quería crear la imagen de un líder, él sabia lo que aun nos falta conocer y acpetar, que el verdadero poder se encuentra en el pueblo y que solamente son ellos los que pueden lograr el cambio, no como vemos ahora al presidente venezolano Hugo Chávez que grita ser un salvador de su propia patria y del continente, pero si ha tenido grandes cambios el país sudamericano es gracias a la propia sociedad venezolana.

No olvidemos este ejemplo, que la sociedad es la que logra el verdadero cambio, la única que podría hacer una vida mejor y olvidar a esos falsos mesías o lideres que solo sirven para enriquecerse o crear problemas tan egoístas como ellos, si pueden sufrir estos hombres es solo a causa de que no tendrán más el poder no obstante la sociedad es la que más llorará, la que más luchará para crecer nuevamente, así que vayamos por ese ideal social que se manifestó en Chile, una Unión Popular que ya podría ser continental, y no dejar que otros bombardeos acaben con ese ideal, porque si cayese uno más, el que sigue puede estar igualmente preparado, eso debería ser la Unión Popular actual.

Vamos por el sueño de Bolivar, el sueño de Allende y el de todos lo Latino Americanos, una unión social continental

0 comentarios:

 

Copyright 2010 Dios escucha por los ojos.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.