2 jun. 2008

Frente a un sueño me encuentro, lucho día a día con el tratando de desaparecerlo sin embargo me cubre con su manto gris, porque no es lúcido es mas bien una pesadilla, me tapa la boca y me asfixia, me cubre los ojos y me deja en penumbras, es horripilante el momento en que llega sin ninguna invitación para apoderarse de mi.

Nunca fui una persona amente de los juegos perversos de la vida, me espantaban siempre que los vivía, no obstante sabia que tenía que enfrentarlos y vencerlos, no me era difícil un tiempo atrás, pero hoy en día es un calvario, tal vez más grande que el del propio Jesucristo. He llegado a pensar que en algún momento me vencerá y transportará al mundo en donde él reina, pero existen momentos en los cuales logro recomponerme para poder luchar y salir vencedor nuevamente.

Como en toda luchar existe un motivo que me lleva de la mano, o mejor dicho que me salva con una mano, ese motivo o esperanza, no se como definirlo, es esta, la escritura que hace que la venza con golpes certeros, tomo la espada de la tinta, o en este caso de los bites, y la entierro en el cuerpo aquel indefinido del sueño, él inicia a sangrar, a desaparecer y yo vuelvo a mi vida de sufrimientos vueltos felicidad.

0 comentarios:

 

Copyright 2010 Dios escucha por los ojos.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.